martes, 21 de febrero de 2012

LA LIBERTAD ESENCIAL

clip_image001

            El Zen es el llamado “camino abrupto” hacia la libertad, que no puede ser instaurada ni garantizada por ningún sistema político o social. Cualquier libertad otorgada puede ser abolida; por eso el Zen aspira a una libertad radical, a la que se asienta y brota desde lo más profundo de nuestro ser. De esa libertad que “somos” cuando dejamos de “tratar de ser” versa este texto.

            Una compilación de citas de maestros de la tradición Zen de los siglos VIII al XIV:

clip_image002 “Para alcanzar la iluminación no es necesario abandonar la familia, dejar el trabajo, hacerse vegetariano o convertirse en un asceta o retirarse a un lugar solitario”.

clip_image003 “En el mundo no hay nada estable. Es como una casa en llamas donde no es posible el reposo. El cruel demonio de la impermanencia se presenta sin previo aviso y no distingue entre clases altas o bajas ni entre ancianos o jóvenes”.

clip_image004 “Para practicar la Vía no hay que perseguir lo que nos gusta mi evitar lo que nos desagrada. Mientras te aferres a lo bueno y rechaces lo malo, mientras te obstines en dominar la concentración y contemplar el vacío seguirás siendo esclavo del engaño. Si sigues persiguiendo objetos externos sólo conseguirás enajenarte cada vez más”.

clip_image005 “La búsqueda externa consiste en deambular por diferentes escuelas en busca de maestro. La búsqueda interna supone considerar que la naturaleza innata de la conciencia es como el océano y que el conocimiento silencioso de la sabiduría trascendente es el Zen. Sin embargo, la búsqueda externa te aboca fatalmente a la distracción y la búsqueda interna, basada en la disciplina del cuerpo y de la mente, termina encadenándote”.

clip_image006 “También puede presentarse la ilusión de que el budismo es la verdad absoluta. Pero cuando eliges lo sagrado y desprecias lo profano todavía te hallas inmerso en el océano de la ilusión. Quienes alcanzan una comprensión clara van más allá de la ilusión y del budismo”.

clip_image007 “El Zen no reside ni dentro ni fuera, en el ser o en el no ser, en lo real o en lo ilusorio. Por ello se dice que “tan erróneo es buscar fuera como dentro””.

clip_image008 “Se trata de responder a lo correcto y a lo erróneo sin aferrarnos a ello, de vivir en clip_image014medio de las pasiones sin identificarnos con ellas, de ver sin ver, de oír sin oír, de actuar sin actuar y buscar sin buscar”.

clip_image009 “Pero dime: ¿A qué camino y a qué verdad se refiere el Zen? ¿De qué careces en este mismo instante? ¿Qué más necesitas?”

clip_image010 “Hablar constantemente del Zen es como ponerse a pescar en el lecho de un río seco”.

clip_image011 “La naturaleza búdica se halla presente en todos los seres vivos como la Luna bailando en el cielo de la noche. Son las densas nubes lo único que enturbia su presencia”.

clip_image012 “La vida humana se desarrolla según las circunstancias. No debes rechazar la actividad ni perseguir el silencio. Basta con que permanezcas vacío internamente mientras te armonizas con el mundo externo. Sólo entonces hallarás la paz aunque te encuentres en medio de la más frenética actividad.”

 clip_image015 “Para alcanzar el estado de no preocupación carente de esfuerzo, no tienes que abandonar tus actividades cotidianas. Debes saber que no existe la menor diferencia entre la vida cotidiana y el estado de no preocupación carente de esfuerzo. Es tu propia aceptación y rechazo lo que los convierte en dos fenómenos diferentes”.

clip_image017 “Dirige tu mirada hacia ti mismo. Observa a la mente que piensa… ¿Qué está pensando?”.

clip_image018 “Sólo podrás ser considerarte un verdadero adepto cuando percibas antes de que aparezca el menor indicio, antes de ponerte a pensar, antes de que surjan las ideas”.

clip_image019 “Mi maestro dijo: “Si duermes practica el Zen del dormir. Si comes practica el Zen del comer””.

Publicar un comentario