domingo, 31 de enero de 2010

Proteger al asno del Peropalo

Proteger al asno del Peropalo

IMBOLC

Hace ya un mes que no vengo por aquí... La excusa: la falta de tiempo o, simplemente, la pereza...

En fin, me propongo firmemente actualizar más a menudo. Sé que a muchos les importará una mierda lo que haga, pero a aquellos que me leen de vez en cuando, les gustará saber que no he abandonado...

Dentro de dos días se celebra Imbolc y, por si acaso, aprovecho esta entrada para contaros sobre esta festividad.

IMBOLC (2 de febrero)


Esta festividad celebra el retorno de la luz, ya que la luz diurna se incrementa día a día. En lugares de clima frío, se produce el deshielo, para recordarnos que el invierno no durará siempre, aunque algunos días así lo parezca.

Busca portavelas para todas las ventanas de tu casa y pon una vela blanca en cada uno. Asegúrate de haber recogido bien las cortinas para evitar cualquier riesgo de incendio. Si los alfeizares de las ventanas son demasiado estrechos, pon las velas cerca de las ventanas en una mesita. Las velas deberían poder verse desde fuera.

Y, tras la puesta de sol, enciende todas las luces de tu casa. Ve hacia la ventana situada más al Este –o hasta la puerta de entrada, si tu casa tiene dos pisos- y enciende la primera vela diciendo: “Que la luz que regresa traiga a esta casa sabiduría y paz”. Enciende las velas por toda la casa, yendo en el sentido de las agujas del reloj. Si hay más de un piso, empieza de nuevo por el Este después de que hayas finalizado la planta baja. Dedica algún momento a meditar a la luz de las velas sobre la sabiduría y las demás cualidades que desees atraer a tu vida. Deja que todas las velas se consuman por sí solas.


Magenta Griffith