domingo, 1 de julio de 2012

CUENTO DE PELE

clip_image001

Cuando los peregrinos actuales suben

al cráter de Pele

para echarle sus collares de flores en la lava

siguen escuchando las leyendas que vienen de antiguo

de cómo Pele se enamoró de Lohiau

cuando la vio bailar sujetando en cada mano morena

una delgada rama.

Sus caderas se movían de tal modo

que una sola mirada bastó para que su corazón brillase.

Ella también le amó y le dejó con una promesa,

la de volver con él, pero las cosas fueron mal para ambos.

Ela no creyó a su hermana, ni a su marido,

y huyó, al final, y jamás volvieron a verse.

Por ello cantamos su desgraciado romance en nuestras canciones

y juramos que estaremos en casa la próxima vez, si podemos...

Pero Pele sabe exactamente cómo nos sentimos.

clip_image001[1] Elizabeth Barrette clip_image001[2]

 

clip_image003

Publicar un comentario